Las últimas

martes, 13 de agosto de 2013

FINANCIAMIENTO CULTURAL EN TIEMPOS DE CRISIS: LA COLA, LAS MECENAS Y LAS VIVENCIAS


Unos posts atrás mencionaba el proceso que estaba iniciando el Teatro Carilimpia de Panamá implementando una estrategia de recaudación de fondos sobre la idea del Crowdfunding. Usted sabe, esa nueva manera de aportar recursos a los proyectos invitando a muchas personas a que hagan pequeños aportes. Lo que Chris Anderson denominó “la larga cola” o “Long Tail” en inglés. El principio es inverso a la lógica habitual de muchos modelos de negocios: en lugar de generar pocos ingresos pero de gran volumen, la idea es generar muchos ingresos de bajo volumen. Pareciera más sencillo lograr que muchas personas se desprendan de unos pocos (y no tan pocos) pesitos que pocas personas aporten mucho dinero.

A esta lógica basada en la abundancia característica de la Era del Conocimiento en la cual estamos ingresando, se suma otro elemento: el marketing experiencial. Un abordaje comunicacional y relacional con el público basado en generar vivencias que logren crear lazos afectivos y emocionales entre “la marca” y el público. Muchas empresas lo están implementado de diversos modos (ver curso de marketing experiencial) pero, a pesar que la esencia del sector de la cultura es la vivencia, estos atributos no están siendo aprovechados de manera apropiada.

Un último elemento que hemos puesto en juego es apelar a la responsabilidad cultural ciudadana, un concepto similar a la responsabilidad social empresaria o RSE pero que apela a nivel individual a la toma de conciencia de que la propia cultura debe ser cuidada y defendida por los miembros de esa comunidad específica. En este caso, la identidad panameña.Esto es lo que entendimos con las integrantes de Teatro Carilimpia y lanzamos una estrategia comunicacional con una meta clara: recaudar 6000 dólares en 40 días para garantizar el viaje del grupo al XI Festival Internacional de Teatro en Formosa, Argentina para el  cual el grupo fue seleccionado e invitado. La organización sólo cubre una parte de los gastos, motivo por el cual se decidió implementar esta novedosa estrategia.

Todo caserito y a medida
Hemos logrado romper con múltiples preconceptos:
1) Tal vez uno de los aspectos más dilemáticos en el sector es la relación del dinero con el arte y la cultura. Queda demostrado que 

cuando el dinero se conceptualiza como un recurso necesario y fundamental para poder concretar proyectos de índole cultural y creativo, no se generan tensiones ni conflictos conceptuales, sino todo lo contrario. Los mecenas – como se ha denominado en este caso a los donantes –  sienten una enorme satisfacción por poder formar parte del proceso de producción de la obra y disfrutan de esto. Estamos hablando que el grupo ha recibido diversas donaciones entre 500 y 1000 dolares logrando recaudar más del 80% de la meta en menos de 30 días… Y no solamente pequeñas sumas de 15 o 25 dólares, que por supuesto, han sido mayoritarias.

2) No es necesario contar con una sofisticada plataforma de Crowdfunding. Si bien estos sistemas ofrecen múltiples ventajas, sobre todo en el plano administrativo, la plataforma cobra un porcentaje que puede oscilar entre el 8 y el 10% que de este modo queda en las arcas del grupo. Lo más importante es el concepto, la estrategia y su implementación. Las plataformas reducen los trabajos administrativos, pero no son necesarias.

3) Otra de las grandes barreras  que se ha roto es haberle podido poner rostro, nombre y apellido al público amante y seguidor de Carilimpia. En el sector de la cultura, el público sigue siendo un gran desconocido, como un monstruo de mil cabezas anónimas que es más convocado que integrado en los procesos de gestión. Los más de 80 mecenas aparecen dentro de ampulosos y dorados marcos resaltando así su condición ( Ver “Galería de mecenas“). Ya nada será igual entre el grupo Teatro Carilimpia y sus seguidores.


Los pasitos de baile de Maquinón Landera
En el diseño de la campaña se buscó establecer un vínculo cercano con el público a través del humor. Para lo cual, uno de los personajes que aparecen en la obra, Maquinón Landera, resultó magistral. Se trata de  un varón salsero con aires presumidos y con 

movimientos corporales característicos que le llevaron a inventar sus propios pasos de baile, que son su marca registrada. En una serie de videos que se están publicando, Maquinón enseña a bailar sus pasos principales y está convocando al público a participar de un “flash mob” o gran bailanta al final de la única presentación de la obra que se va realizar en Panamá el día 10 de agosto, cuando la campaña haya concluido.
Nuevamente basado en el principio de la abundancia y de la generosidad en el dar, don Maquinón – interpretado por la actriz Maritza Vernaza – comparte su arte y se espera una participación masiva la noche de la presentación en el auditorio de 700 personas de la Ciudad del Saber en la ciudad de Panamá.
El conjunto, acompañado además por videos previos del grupo de actrices y una sostenida e intensa campaña a través de medios de comunicación (radio, tv, periódicos y sitios web), redes sociales y de boletines digitales, ha permitido alcanzar las metas buscadas en grado de excelencia.
Y además….
Se añadió una nueva categoría, la de aliados institucionales: empresas y organizaciones que realizaron distintos tipos de aportes – en natura – y que mostraron así su generosidad y compromiso con el grupo, con la cultura panameña así como su responsabilidad cultural corporativa.

 
Copyright © 2012-2016. Fragata Cultural. Todos los derechos reservados. Desarrollado con plantillas OddThemes