Las últimas

viernes, 18 de octubre de 2013

DEL NUEVO PRD Y EL TRATAMIENTO DE LAS REDES SOCIALES

  • Si el objetivo común del PRD es ganar la elección, quienes están militando en la campaña deben de preocuparse más por que el candidato salga airoso de la crisis que imponer su criterio a costa de lo que sea.

Por: Luis Flórez Karica.

Luego de la publicación el pasado lunes de la última encuesta de Dickter and Neira, más que sorprenderme como muchos, se confirma lo que este humilde servidor había pronosticado el 31 de julio pasado en un artículo de opinión que escribí para conmemorar otro aniversario del accidente aéreo que le arrebató a Panamá prematuramente a su General Torrijos.  Juan Carlos Navarro, el candidato Presidencial de la maquinaria política más grande del país no logra ubicarse dentro del margen de preferencias habitual del Partido Revolucionario Democrático: 33%.  Invito a los que todavía no han leído este artículo a revisarlo antes de continuar con el siguiente párrafo: LOS HOMBRESDEL 2,000: La generación que tiró la espada y olvidó el pensamiento del torrijismo.

Primero que nada, deseo expresar a todas las personas que me leen que si hay alguien en este país que le duele en el alma la situación que atraviesa el PRD en este momento difícil de su historia es en efecto, a mí.  Nadie me puede devolver los años de servicio que le he regalado a mi partido en tiempo, en dinero y en privación de actividades familiares y sentimentales, como también, es justo reconocer que en ningún otro partido hubiera adquirido la formación ideológica, preparación, experiencia  y logros personales que he ganado.

Pero dada las circunstancias, es importante para mí contribuir con la dirigencia del PRD y con su equipo de campaña, para que reflexionen sobre la forma equivocada como se está manejando la nave, y hacerles comprender (aunque de una forma cruel), que los bajos niveles de credibilidad que tiene la población hacia el candidato se debe más por las actuaciones de nosotros mismos como partido, que por los ataques de los adversarios, y que gran parte de la responsabilidad recae efectivamente en la campaña.

Quiero iniciar el planteamiento con este pensamiento: “Si hay una organización política en este país con el mayor grado de incapacidad para manejar la crítica es en efecto, el PRD”. Todo el que realiza una crítica al candidato es traidor. Todo el que realiza una crítica al candidato es CD. A todo el que critique al candidato hay que desacreditarlo y si es posible matarlo, despedazarlo y sancocharlo. Nadie en la campaña tiene la capacidad política suficiente para convertir una crítica en asignación de tareas de campaña.  Al final, la gente calla, pues prefiere que la insensatez prevalezca a que le hagan quedar en público como un traidor. Pero ¿Esto soluciona en algo el mal? ¿Esto contribuye a elevar la simpatía del candidato con el elector?

Pero si hay algo que sí está incidiendo en el resultado de las encuestas es sin duda, la forma como el partido se vende en las Redes Sociales, y para demostrarlo, decidí hacer un experimento que deja en evidencia la pobre preparación que tiene nuestra gente en cuanto la utilización de una  herramienta que puede ser severamente letal y auto destructiva para un candidato si no se utiliza adecuadamente, lo que queda demostrado en los resultados que presento a continuación, no sin antes destacar que siempre tuve claridad que podía ser peligroso en cuanto al descenso de la credibilidad que tienen nuestros lectores sobre mí, y que me visitan constantemente en mis sitios web (Tribuna Moral en Democracia Panamá y Fragata Cultural).

Cuando un “post” o comentarios publicados en comunidades como Twitter o facebook se transforma en una “confrontación escrita múltiple”, entonces se puede decir que tenemos una crisis en la comunidad. El alcance que puede tener una crisis dentro de una comunidad puede ser tan grande, que en algunos casos su efecto es casi viral, llegando a millones de personas en pocas horas. Lo primero que yo hago para medir el alcance de una crisis dentro de la comunidad es verificar la cantidad de amigos que tiene cada una de las personas que participa en la conversación en el caso de Facebook, y de los seguidores de las personas que responden o le dan RT a un comentario en el caso de twitter. 

No hay que ser un superdotado para entender que si en una crisis comunitaria quienes participan en la conversación escrita tienen amigos o seguidores que superan las 3,000 o 4,000 personas, se debe tener claridad si es conveniente o no seguir o ponerle fin a la misma, dependiendo del objetivo común que sea más importante en el momento. Si el objetivo común es ganar las elecciones ¿Contribuyo a que mi candidato salga airoso de la crisis o impongo mi criterio sin importar el precio? Veamos el resultado del experimento:

Todo consistió en publicar en mi muro de Facebook una noticia publicada por un medio digital en Costa Rica cuyo contenido realmente no me interesa, y esperar la reacción de mis contactos con una norma de conducta previamente determinada: Responder a todos los mensajes hasta que la crisis termine. Aquí les dejo el enlace: DESAPARECIERON 6.2 MILLONES DURANTE GESTIÓN DE CANDIDATO PRESIDENCIAL COMO ALCALDE.

Estuvimos cerca de que la crisis se convirtiera en viral, algo que realmente no me sorprende y que es el propósito de la acción, demostrar que el equipo de campaña de Juan Carlos Navarro no tiene una política de manejo de crisis en las Redes Sociales, algo que está incidiendo muy, pero muy negativamente en la percepción que tiene la población del partido y del candidato.

Cuando una discusión cae en los insultos, quien insulta lo hace porque no tiene la capacidad de sustentar su opinión y la impone denigrando al otro, pero cuando esto se hace dentro de una comunidad de millones de usuarios, generalmente quien insulta, lo hace sin medir las consecuencias que esto le genera a una campaña como la nuestra.  Si el objetivo común del PRD es ganar la elección, quienes están militando en la campaña deben de preocuparse más por que el candidato salga airoso de la crisis, que imponer su criterio a costa de lo que sea.

De mí dijeron de todo. Que le pedí a Juan Carlos Navarro la Embajada de Grecia, que pedí ser Gerente del BDA, que Martinelli es mi jefe, que me voy a inscribir en el CD, etc. etc etc. Nadie comprendió que el efecto de sus palabras no me van a perjudicar en nada, pues no soy candidato a nada, pero lo que es peor, nadie comprendió que cada vez que me insultaban, sus amigos, los amigos de los que hicieron comentarios, y sobre todo, mis 3,743 amigos de Facebook (y sus amigos) veían una y otra vez que un medio de Costa Rica publicó que el candidato del PRD se robó 6.2 millones de dólares en su gestión de Alcalde de Panamá.

Esta es la forma como el gobierno (Quienes al parecer sí tienen una política de manejo de crisis en Redes Sociales, pues la sacan mucho provecho) puya a los simpatizantes de Navarro, quienes brincan como fieras a imponer su criterio al precio que sea, sin entender que el único afectado es, en efecto, el candidato. Tuvieron que pasar varios días para que uno de los ofendidos, después de referirse a mí con conceptos dolorosos como “Puta barata de vereda”, “caballo de troya” y “Ñañeco”, tuvo un poco de sensatez, y dijo lo que quería que alguien escribiera desde el inicio para que la crisis acabara: "señor JUAN ENRIQUE, que hace usted allá abajo en el estiércol discutiendo esos temas con ese acomplejado, venga suba de nuevo acá, personas como esas necesitan llamar la atención para poder segregar su veneno, pobre despechado, venga de una vez salga del estiércol, y póngase a hacer algo de provecho, vera como se cierra ese foro"

Pero lo más importante, no existió un solo comentario que contribuyera en percibir siquiera que miembros de otros partidos se aprovecharan de la coyuntura para convertir la noticia en una crisis viral, sino que quienes estaban más preocupados por que el enlace fuera visto por más personas eran miembros del PRD. 

Es obvio que tendré que evaluar si es conveniente para mí y para lo que hago en mi vida privada con las Redes Sociales mantener amigos y seguidores que sean capaces de ofenderme de esa manera tan cobarde en una comunidad por el solo hecho de publicar un enlace, pero si pudiera contribuir a que la campaña que se avecina tenga un poco de nivel (al menos en las Redes Sociales), y sobre todo, ganar algunos puntos en la próxima encuesta, podría aportar lo siguiente:

“Atención señores que dirigen la campaña de mi partido, el único del que he sido miembro, y en el que moriré estando inscrito, es decir el PRD”.

  1.  Si solo quieres escuchar cosas positivas de tu partido político en una comunidad o red social, acepta las solicitudes de amistad sólo de aquellos amigos que estén inscrito en este (Esto impide que puedas incidir en los que no están inscritos o los que están inscritos en otros partidos).
  2. Ante una publicación negativa la sustentación de las respuestas debe ser positiva. Para el ejemplo de la noticia bastaba un “El candidato realizó una conferencia de Prensa aclarando la situación. Otra mentira de sus detractores, debieron ser objetivos y entrevistar a la parte afectada”.
  3. En una publicación negativa, insistir en imponer un criterio solo contribuye a que la misma noticia sea leída más veces. Con una sustentación coherente y respetuosa basta.
  4. Si se detecta a un miembro de la comunidad con niveles elevados de hostilidad, se debe proceder bloquearlo, eliminarlo o denunciarlo a los administradores de la comunidad, de esta forma, mis seguidores o amigos no tendrán la posibilidad de ver sus comentarios.
  5. El RT o posteo de un enlace, no implica que quien lo haga esté de acuerdo con su contenido. Atacar a una persona sin haber determinado el propósito de la publicación solo contribuye en “RESTAR”.
  6. Atacar a un miembro del partido que crítica la gestión de su dirigencia solo contribuye en “RESTAR”.  Se debe designar a una persona que sirva de enlace entre la campaña y la persona inconforme e integrarla a toda costa en las tareas de campaña.
  7. Las Redes Sociales son comunidades virtuales, es decir, como en cualquier sociedad, hay personas con diferentes formas de pensar, inscritas en diferentes partidos o no inscritas. Si quieres incidir positivamente en alguien para que nos apoye, lo que pasó en este experimento es lo único que no se debe hacer.
  8. "Y este es consejo adicional: Cuando uno es oposición, no hace tratos, acuerdos ni negocios con el gobierno al que después de cinco años tenemos que adversar, porque cuando nos sacan los favores en público, la gente pierde la credibilidad en nosotros".

Quiero terminar pidiendo disculpas a mis amigos de Facebook por el escándalo escrito, y a los participantes de la crisis por supuesto, por las ofensas proferidas, algunos de ellos muy respetuosos, otros muy hostiles, pero espero que comprendan el propósito de lo que estoy haciendo. Ojalá haya tiempo de enmendar los errores cometidos.
 
Copyright © 2012-2016. Fragata Cultural. Todos los derechos reservados. Desarrollado con plantillas OddThemes