Las últimas

miércoles, 6 de noviembre de 2013

GRAN ALIANZA DE OPOSICIÓN: LA CURA IDEAL PARA LA ENFERMEDAD QUE PADECE LA DEMOCRACIA EN PANAMÁ

“Cuando las miserias morales asolan a un país, culpa es de todos los que por falta de cultura y de ideal no han sabido amarlo como patria: de todos los que vivieron de ella sin trabajar para ella”.

José Ingenieros.



Tanto el Partido Revolucionario Democrático (del cual soy miembro) como el Partido Arnulfista han logrado gobernar Panamá en tiempos de democracia.  Ambos colectivos ganaron elecciones en buena lid y la decisión del pueblo fue siempre respetada, pero también ambos colectivos no pudieron reelegirse en el poder. ¿Por qué habrá sido? ¿Por hacer las cosas bien?

¿Por qué Guillermo Endara Galimany a pesar de contar con todos los fondos congelados por el Gobierno de Estados Unidos a Panamá en la década de los años 80 no logró satisfacer a su pueblo?

¿Será que por hacer un buen Gobierno el Dr. Ernesto Pérez Balladares no solo fracasó en su intento de reelegirse sino que tampoco logró mantener a su partido en el poder?

Ni hablemos de la administración de Mireya Moscoso, superada en corrupción solo por este gobierno, ni mucho menos del gobierno más anti-torrijista desde la muerte del General Torrijos, el gobierno de su hijo, Martín Torrijos Espino.

Todos somos responsables de la dictadura civil que hoy desconoce peligrosamente los poderes del Estado, y que hace sucumbir la institucionalidad del país penetrando en los partidos de oposición para hacerlos pedazos internamente y lograr que lleguen debilitados a los comicios generales que se avecinan.

No es un secreto que en nuestro país existen ilustres personajes de “oposición” que aunque presiden un partido en alguna área de organización, reciben jugosos beneficios por parte de algunas instituciones estatales ¿Cómo se le puede adversar a alguien si se le debe favores?

La última acción de la Corte Suprema de Justicia, un órgano de gobierno sometida a las fauces del régimen de Martinelli, pretende desconocer un fallo de los Magistrados del Tribunal Electoral, una situación jurídica que ya se ha dado pero que nadie recuerda: la participación de Panamá en el Parlamento Centroamericano, un organismo regional de integración que aunque salí electo como Diputado Suplente en las elecciones pasadas, jamás pude ser parte de él.

Pero ¿Dónde está la diferencia de este gobierno con todos los anteriores? Que hábilmente este ha venido desarrollando un agresivo programa social cuya gestión es lo suficientemente buena como para que la gente le importe un bledo si lastiman la democracia o no,  y que la única manera de enfrentarlo es que los responsables de que esto esté sucediendo declinen y contribuyan a la conformación de una Gran Alianza de Oposición.

Señor Juan Carlos Navarro: El país necesita que declines para que haya una fuerza de oposición que enfrente al tirano. Las personas que elegiste para dirigir tu campaña te han hecho fracasar. Si amas a tu patria debes dar un paso atrás y permitir que la democracia prevalezca. Demuéstrale al pueblo que los intereses de tu partido y de los tuyos personales no están por encima de los de tu patria.

Señor Juan Carlos Varela: Declinaste una vez con las palmadas en la espalda de los funcionarios de la embajada del norte para que luego te traicionaran. Ahora debes dar un paso atrás y permitir que la democracia prevalezca.

Asumamos toda nuestra responsabilidad pues todos somos responsables del gobierno que tenemos. Todos debemos de enmendar nuestros errores realizando una acción digna, una acción que aunque lastime nuestros ideales, es necesaria para la liberación de la patria secuestrada; una acción que profundice la democracia en el tiempo y le devuelva la institucionalidad al país; una acción que redimirá de sus culpas a todos los gobiernos responsables de lo que estamos viviendo.

La Democracia por la que muchos dicen que lucharon está enferma, y la vacuna que la librará de todos sus males es la conformación de una Gran Alianza de Oposición. Es esto… o cinco años de más cambios… Ustedes tienen la última palabra.
 
Copyright © 2012-2016. Fragata Cultural. Todos los derechos reservados. Desarrollado con plantillas OddThemes