Las últimas

miércoles, 18 de diciembre de 2013

SOBRE EL DÍA DE LA LEALTAD Y EL SUBALTERNO LEAL

El día de la lealtad se celebraba en Panamá todos los 16 de diciembre para conmemorar una operación militar encabezada por el entonces Jefe de la Zona de Chiriquí, Manuel Antonio Noriega y otros oficiales de rangos medios, que tenía como propósito mantener en el poder a Omar Torrijos Herrera en medio de una intentona de golpe de estado.


Por: Luis Flórez Karica.

La historia, al igual que cualquier cosa que perciba todo ser humano a través de sus sentidos puede ser interpretada de forma distinta por quienes la leen, pero también es sabido por los que se auto denominan "seres pensantes" que la historia se construye de acuerdo a la conveniencia de quienes la escriben, induciendo al lector a una apreciación equivocada de los hechos. Generalmente estos "seres pensantes" quedan en libertad de asumir una postura a favor, neutral o en contra de los contenidos históricos escritos, lo que a mi criterio es valido en cualquiera de los tres casos.

Sin embargo, consciente de que nadie es dueño de la verdad absoluta, para mí es importante hacer algunas anotaciones sobre la celebración del día de la lealtad, no solo con el propósito de que estas sirvan como herramienta para la búsqueda de la verdad objetiva, sino también para ubicar esos acontecimientos en su justa dimensión, y darle el mérito a quien se lo merece, aunque a muchos no les guste.

Omar Torrijos Herrera se encontraba en México atendiendo una invitación al IV Clásico Internacional del Caribe en el Hipódromo de Las Américas. Estando en su Hotel, recibió una llamada de Panamá en donde le informaban que había un golpe de estado y que no podía regresar al país.

De inmediato Torrijos comenzó a realizar llamadas a las distintas zonas militares para tratar de retornar al país y retomar el control del gobierno. Ante el llamado, el Jefe de la Zona de Chiriquí, Manuel Antonio Noriega cerró los accesos a la provincia y coordinó el retorno de Torrijos, quien se había aventurado en en un vuelo privado sin revelar su verdadera identidad, hasta aterrizar en el Aeropuerto Enrique Malek de David, en total control por los soldados subordinados a Noriega.

Dado que este acontecimiento sucedió un 16 de diciembre, la Guardia Nacional constituyó la celebración del día de la lealtad en esa fecha, para conmemorar a los subalternos leales, es decir, para honrar a Manuel Antonio Noriega, el "subalterno leal".

Ya para la década de los años 80 el día de la lealtad se hizo muy popular no solo entre la tropa, sino entre los miembros del Partido Revolucionario Democrático, por la sencilla razón de que este era un partido oficialista fundado por el General Torrijos, y cuya membrecía honraba con una mística tremenda al "subalterno leal" que para entonces ya se había convertido en General. Lo que sigue después es historia, y como tal, puede ser interpretada de mil maneras distintas. Lo que puedo afirmar con seguridad es que luego de la invasión a Panamá, el día de la lealtad se dejó de celebrar por cuestiones obvias: Honraba la figura del General depuesto.

Para mí resulta estúpido vincular la celebración del día de la lealtad con la lealtad que algunos miembros del PRD pudiéramos tener con la candidatura de Juan Carlos Navarro. Y me resulta estúpido porque no se puede celebrar el día de la lealtad desconociendo a Manuel Antonio Noriega, el subalterno leal. Peca hasta en lo ridículo observar imágenes en Redes Sociales con frases como "Habla el Coronel Torrijos, ¿Te sumas o te restas? (En una clara alusión a los críticos del candidato).

La lealtad es un concepto que implica de forma obligada una "reciprocidad" entre las partes. No se puede ser leal con aquel que en sus actuaciones, no lo ha sido.

Ahora bien, el número 11 que reposa en la bandera del Partido Revolucionario Democrático hace alusión al 11 de octubre de 1968, día de la Revolución o golpe de Estado al presidente Arnulfo Arias. El día de la lealtad conmemora una operación militar encabezada por Manuel Antonio Noriega. Los inicios de nuestro partido fueron castrenses, y eso genera cierta antipatía en algunos sectores de la población que se sintieron perseguidos en aquel período. Aún así, es estúpido pretender militar en el PRD desconociendo nuestros orígenes castrenses. Quienes lo hacen están llenos de complejos, o sencillamente son gente que se aprovecha del aparato electoral del PRD para lucrar, en vez de servir a su electorado.

Yo no vincularía el día de la lealtad con una campaña que representará las más aparatosa derrota electoral en la historia del PRD.

Yo celebraría el día de la lealtad recordando a aquellos y aquellas que entregaron su vida el 20 de diciembre convencidos de que luchaban por una patria libre.

Yo siendo Secretario General del partido constituiría el 16 de diciembre como el día del General Torrijos (ya que no se le quiere dar el mérito a quien se lo ganó) y realizaría actividades de docencia en todas las áreas sobre lo acontecido en esa fecha.

Yo vincularía el día de la lealtad con actividades relacionadas con la renovación de nuestros ideales social-demócratas y torrijistas.

Pero en fin, dado que yo no tengo esos complejos, celebro todos los años el día de la lealtad como aprendí de niño, recordando al General Torrijos, y honrando al responsable de que el país lo tuviera más tiempo, y se firmaran los Tratados Torrijos-Carter. Me refiero el subalterno leal... ¡VIVA MANUEL ANTONIO NORIEGA!

A quien no le guste lo anterior... será mejor que el próximo año no celebre el día de la lealtad. Por el contrario, quien no haya entendido la intención de este escrito, queda en libertad de celebrar la "Natividad" honrando a Santa Claus en lugar de a Jesús de Nazaret.
 
Copyright © 2012-2016. Fragata Cultural. Todos los derechos reservados. Desarrollado con plantillas OddThemes