Las últimas

domingo, 10 de mayo de 2015

Juan Carlos Chavarría: Debemos desarmar la violencia y construir la paz

Juan Carlos Chavarría:

Debemos desarmar la violencia y construir la paz

De: Anna Orozco S./Costa Rica.

Admiración y asombro ha producido en el público visitante, la exposición de “Transformación en tiempos violentos” ,  del artista plástico, Juan Carlos Chavarría, colocada en “Plaza Tempo”,  Escazú,  hasta finales de mayo, desde donde continuará su peregrinaje, portando una profunda reflexión sobre la necesidad de una transformación integral que mueva a esta humanidad, de una vez por todas, a la paz.

La muestra, que recoge más de 20 obras de 94cm x 94 cm, fue diseñada a partir de restos de armas ilegales decomisadas por la policía costarricense.  Así, los cuadros, algunos en óleo, contienen como textura trozos de revólveres de diferentes calibres o de armas hechas artesanalmente (“armas hechizas”) así como restos de otras armas.

Las cualidades estéticas y conceptuales, así como el carácter didáctico de la producción  de Chavarría estimuló a que, además de los amantes del arte, la exposición sea visitada también por cientos de estudiantes de escuelas y colegios que, junto a sus maestros, sostienen provocativas charlas con el artista, sobre temas trascendentes como la paz, la violencia, el armamentismo, la vida y la muerte.
Chavarría sostiene que “además de provocar una impresión visual, lo que más deseo con mi arte es mover  a mis visitantes a la reflexión íntima, a un espacio personal pero que, sin embargo, se proyecte  también a cuestionamientos más globales, de tipo grupal, para provocar ideas que produzcan verdaderos cambios”.

Un suceso trágico, una idea

“Un estudiante que mata a su profesora– suceso ocurrido en Costa Rica hace un tiempo- marcó mi psiquis  y me hizo meditar sobre nuestra civilización humana, muy avanzada tecnológicamente pero cada vez más violenta, impulsada a solucionar conflictos apretando el gatillo de un arma. Así, fui elaborando una idea y, cuando estuvo lista, le hice una propuesta a las autoridades del Ministerio de Seguridad de Costa Rica para que me donaran partes de esas armas que deben destruir”,  explicó Chavarría.

Con ese apoyo, el artista emprendió el original proyecto en favor del desarme, pues le causa desvelo la creciente venta de armas, especialmente livianas, en una sociedad como la suya, que no tiene ejército desde 1948 pero que, en la actualidad, cada día vive más y más asaltos y muerte en las calles.
Para Chavarría “en  Costa Rica la violencia toma más y más margen social, llegando a barrios que hasta pocas décadas eran lugares tranquilos. Igualmente, a escala mundial, la delincuencia, el narcotráfico, la trata de personas, hace de la sociedad humana  de este siglo una para nada pacífica, pese a la nefasta vivencia de dos guerras mundiales.  Ahora las personas deciden tener armas para su defensa y la de sus familia,  pero la mayoría de las veces lo que se consigue es más sufrimiento, dolor y muerte”

El artista,  un transformador en violentos tiempos, portador de paz
Chavarría cuenta que su vocación surge en su niñez, demostrando tener  grandes habilidades para el dibujo y la pintura; sin embargo, “los caminos de la vida me llevaron  por los estudios de la Administración de negocios, la Administración hotelera y el Mercadeo” y no fue sino hace 12 años que decidió dedicarse al arte.

“Mi más ferviente deseo es que mi obra transmita un mensaje de que el cambio y la transformación pueden ser posibles, que de situaciones oscuras puede surgir la luz, que es posible que cada ser humano pueda moverse de un sitio de error a un lugar nuevo de verdad, de claridad, de lucidez, buscando un futuro mejor para sí mismo y la humanidad.

La obra de Chavarría, explican los expertos, posee mucho color, mucho  vigor, caracterizándose por texturas fuertes y destacando, como  importante característica de su temática,  la naturaleza, la preocupación por la realidad social, buscando siempre contener mensajes que conduzcan al cambio y progreso social, con perspectiva muy humana.

Su primera obra, llamada  “Hora Zero: Esperanza” se presentó en 2012 en la VII Euroamericana de Artes Visuales, Cuzco, Perú y se exhibe regularmente en el edificio principal del  Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica.


“Mi obra expone  temas cargados de simbolismo y contiene mensajes como la solidaridad, la lealtad, la armonía, la paz, la tolerancia, cualidades que, por cierto, sirven también para nombrar mis cuadros”, agrega explicando que algunas de sus obras están en colecciones privadas de Costa Rica, América del Sur, Estados Unidos y Europa.

Juan Carlos Chavarría procura exhibir  “Transformación en tiempos violentos” en salas oficiales,  buscando simbólicas alegorías como cuarteles del desaparecido ejército, convertidos en museos, (como es el caso del Museo Juan Santamaría en la ciudad de Alajuela) para exponer una obra que contiene armas transformadas en arte. Es decir “muerte transformada en vida”, dice.

"Mientras vamos avanzando por la ruta trazada, estoy buscando un nuevo camino que me lleve a recorrer varias naciones. Estoy buscando fuera del país, colegas  artistas con las mismas inquietudes o que tengan ideas, a lo mejor complementarias y que quieran integrarse a este proyecto transformativo".

 
Copyright © 2012-2016. Fragata Cultural. Todos los derechos reservados. Desarrollado con plantillas OddThemes